Archivo de la categoría: COACHING

CÓMO AFRONTAR EL CAMBIO CON ÉXITO


» Todos los triunfos nacen cuando
nos atrevemos a comenzar».

Eugene Ware.

El cambio es la capacidad de abrir nuestras mentes y mapas mentales a las nuevas posibilidades que se nos van presentando, ejecutando las acciones necesarias para llevarlo a cabo.
Lo único permanente en la vida es el cambio. Todo cambia constantemente. No nos podemos resistir a ello.

O cambias o la misma vida te cambia.


En este post te doy una herramienta para el cambio, el Modelo transteórico del cambio ( Prochaska y Ciclemente), que puedes aplicar a cualquier aspecto de tu vida que necesites cambiar.

Este modelo consta de las siguientes etapas:
1 Precontemplación. Es el momento en el que la persona no es consciente de necesitar cambiar algo e incluso niega la necesidad de cambiar. Un ejemplo típico es el del fumador empedernido con serios problemas de salud que no considera que tenga un problema por el hecho de seguir fumando.
2 Contemplación . Es cuando la persona se conciencia de que tiene un problema pero aún no ha tomado una decisión. En el caso del fumador, ahora sí reconocería que seguir fumando es malo para su salud. En este momento se puede procrastinar para eludir tomar la decisión.
3 Preparación. Ahora sí se ha tomado la decisión consciente de cambiar y se comienzan a dar algunos pasos, como en el ejemplo acudir a un profesional para dejar de fumar.
4 Acción. Es cuando la persona toma los pasos y deja de fumar con todo lo que ello conlleva de esfuerzo.
5 Mantenimiento. Una vez instaurada la nueva conducta y comienza a ser un hábito, hay que mantenerlo en el tiempo para evitar recaídas. Si se baja la guardia es muy fácil volver a fumar.
6 Terminación. Se produce cuando ya hemos conseguido el cambio y este es sólido y difícil de volver atrás. Ya forma parte de nuestra vida.
Se trata de un modelo sencillo pero muchas veces no funciona.

¿Cuáles son los bloqueos que nos lo impiden?
Uno de los mayores obstáculos es el de quedarnos en la etapa de contemplación, posponiendo el momento de comenzar indefinidamente. Siempre hay una excusa para no empezar. “ Es que ahora tengo mucho trabajo para dejar de fumar, es que estoy nervioso, es que tengo problemas y más problemas”… La lista de “es que” puede ser interminable.
Otro error es impacientarse y saltarse la fase de preparación entrando directamente en la acción sin saber muy bien cómo vamos a conseguir el cambio que queremos. El coaching resulta de especial utilidad en este punto ya que nos permite definir correctamente el objetivo y elaborar un plan de acción sostenible.
Por otro lado mantener un cambio en el tiempo también puede ser complejo, puesto que ,tras el primer impulso de la toma de acción, es normal que al volver a la rutina nos encontremos con que hemos perdido motivación y fuerza para afrontar el objetivo, encontrando excusas para volver a caer en la situación que no queremos.
Resulta muy útil tener en cuenta en qué etapa del cambio estamos para conseguir con éxito lo que nos hemos propuesto.

Estar muy atentos a estas etapas es la llave del éxito.

Si quieres aprender más sobre Psicología y Coaching, te invito a leer el primer capítulo de mi libro pinchando en el siguiente enlace PsyCoFullness, Psicología Positiva y Coaching para una vida plena.

(Dentro de la página de Amazon pincha en echar un vistazo y te mostrará el contenido).

También puedes leerlo entero de forma gratuita si perteneces a KindleUnlimited.

PIEDRAS EN TU ZAPATO

“ Si nada cambia pero yo cambio,

entonces todo cambia”.

Marcel Proust

Recuerdo que en un seminario al que asistí el ponente trajo una bolsa con gravilla y sin darnos explicación alguna nos pidió que metiéramos unas cuantas chinas en uno de nuestros zapatos. Tras las quejas y risas iniciales todos aceptamos. A todos nos pareció incomodísimo tener que dar una clase con semejante tortura en el pie. La verdad es que yo pensé que no iba a disfrutar nada en ese seminario. Es decir mi actitud ante el seminario cambió. Al fin de cuentas quien puede disfrutar del paisaje  en una excursión en la que tus pies te están torturando. La experiencia estaría condicionada al sufrimiento que originan las chinas. Seguir leyendo PIEDRAS EN TU ZAPATO

PARA EMPEZAR…PRIMERO LO PRIMERO

Empezamos la semana y tenemos ya en mente cientos de tareas y objetivos que cumplir. Desde las mundanas tareas domésticas hasta los más importantes objetivos profesionales, pasando por ese tiempo que queremos pasar con la familia y amigos. Seguramente nunca nos hayamos parado a pensar cuantas cosas llegamos a hacer a lo largo de la semana, y cuánto nos queda por hacer. Si bien no recomiendo hacer esto,  sí aconsejo la siguiente herramienta para , al menos , clasificar estas tareas para conseguir los objetivos que para nosotros son los más importantes. Se trata de la matriz de Eisenhower para priorizar tareas.

Seguir leyendo PARA EMPEZAR…PRIMERO LO PRIMERO

Cuando la víctima se defiende.

No hay mejor defensa que un buen ataque.

Hay situaciones en la vida en la que alguien la toma con nosotros sin ningún motivo aparente, haciéndonos la vida más difícil desde el primer momento a pesar de nuestra actitud positiva hacia ellos.

Este tipo de situaciones suelen ser muy frecuentes en los entornos laborales, donde la competencia es alta. Hay personas que, bien sea por envidia, falta de autoestima o incluso narcisismo, deciden atacar generalmente a aquellos que brillan y que jerárquicamente suelen estar por encima de ellos. Lógicamente, la intención positiva de esta actitud suele ser la de usurpar el puesto de esta persona.

Los ataques en un principio pueden ser sutiles y aparentemente inocentes, para convertirse en verdaderas agresiones verbales y actitudinales.

Esto va generando poco a poco un clima de tensión que genera una situación de mobbing en el lugar de trabajo.

El agresor comienza a hacer ver a los demás mediante comentarios malintencionados que su compañero de trabajo no es apto o que incluso no es buena persona, atacando no sólo su esferal laboral sino también personal y psicológica.

Lo habitual es que esta persona vaya creando en torno a él una red de seguidores ante los que expone sus argumentos y provoca que se contagien de su misma actitud.

La víctima poco a poco se va sintiendo cada vez más acorralada, generando en ella sentimientos de inseguridad y malestar. En muchas ocasiones la víctima incluso llega a sentirse culpable y a pensar que ha hecho algo mal.

Llegado este punto, la víctima puede seguir dos caminos distintos :

Uno, en el que va a seguir siendo víctima mientras dura la relación laboral, pudiendo llegar a afectar gravemente a su bienestar. Son innumerables los casos de mobbing en los que la víctima incluso puede llegar a tener graves problemas de salud y su bienestar psicológico puede verse seriamente comprometido.

Y el otro camino: Defenderse.

Cuando la víctima decide defenderse pueden ocurrir varias cosas. La víctima llega a este punto cuando ya no puede más o bien cuando ya ha vivido esta situación en un trabajo anterior y ha aprendido que las consecuencias de no defenderse pueden llevarle a situaciones muy desagradables. No es de extrañar que incluso la reacción pueda ser desproporcionada y pillar al agresor por sorpresa, convirtiéndose en este momento en verdugo ante los ojos de los demás.

En este caso podemos decir que estamos utilizando nuestro enfado de forma positiva, como te contaba en mi post El lado positivo del enfado

¿Es esto justo? ¿La víctima no tiene derecho acaso a defenderse?

Habrá personas que lo comprendan y apoyen a la víctima ahora que se ha convertido en su propia defensora e incluso verdugo, pero no así el círculo de adeptos que se ha ido creando el agresor.

Esta situación puede llevar a sentirse culpable a la víctima, que por otra parte suele ser buena persona, haciéndole incluso pensar que tendría que haber aguantado más la situación o incluso cambiado de trabajo. Soportando graves perjuicios para su bienestar.

Lo que esta persona tiene que tener claro es que este el precio que tiene que pagar para no llegar a una situación en la que las consecuencias podrían haber sido más graves.

Cuando antes comprenda que en realidad es un derecho el hecho de poder defenderse y que la única persona culpable de esta situación es el agresor, antes podrá seguir dando lo mejor de sí misma en su trabajo.

Esperar que el mundo te trate con justicia porque usted es una buena persona es un poco como esperar que un toro no te ataque porque eres vegetariano. (Dennis Wholey)

Afortunadamente cada vez más empresas saben esto y defienden a sus trabajadores de estas situaciones. Si no es así, te tocará defenderte por tu cuenta. Pero no lo dejes pasar, no estás en esta vida para que te agredan. No vas a dejar de ser una buena persona por defenderte.

 Puede que pierdas algo en el camino, como compañeros que pensabas que te apoyaban y en realidad eran cómplices de tu verdugo. Estas personas en realidad también es mejor evitarlas ya que son fácilmente influenciables.

 Pero tienes mucho que ganar.

¿Merece la pena defenderse? Yo creo que sí.

Si quieres aprender más sobre Psicología y Coaching, te invito a leer el primer capítulo de mi libro pinchando en el siguiente enlace PyCoFullness, Psicología Positiva y Coaching para una vida plena.

(Dentro de la página de Amazon pincha en echar un vistazo y te mostrará el contenido).

También puedes leerlo entero de forma gratuita si perteneces a KindleUnlimited.

Además, si quieres ser el primero en enterarte de cada publicación nueva suscríbete al blog en la parte derecha de esta página. 100% libre de spam.

Esther Canales Castellanos.

Psicóloga Experta en Coaching PsEC y Economista.

Nuevos mapas para el cambio

» Si nada cambia pero yo cambio, entonces todo cambia».

Marcel Proust.

Todos sabemos que cuanto tenemos entre nuestras manos un mapa, se trata de la representación de un territorio sobre el papel. El mapa no es el territorio. En realidad , el mapa es como un paradigma. Es una teoría, una explicación o un modelo de algo.

Cada uno tenemos diferentes mapas en la cabeza , que podríamos clasificar en dos grandes tipos : mapas del modo en que es la realidad, y mapas del modo en que debería ser la realidad. De esta doble forma interpretamos la realidad que experimentamos, dando por sentado que el modo en que vemos las cosas son lo que realmente son o deberían ser. Nuestras percepciones están íntimamente relacionadas con estas interpretaciones. Así, tendemos a pensar que vemos las cosas como son en realidad, que somos totalmente objetivos, cuando en realidad vemos las cosas como estamos condicionados a verlas.

Cuando se produce una crisis de cualquier tipo, las personas tendemos a ver nuestras prioridades bajo una luz diferente, cambiamos de paradigma. Es el caso de un cambio de trabajo, el nacimiento de un hijo, una enfermedad, etc.  Nuestro mapa cambia, viendo las cosas de un modo diferente. Empezamos a ser diferentes, a funcionar desde otro paradigma distinto.

 Lo que vemos está muy relacionado con lo que somos.

Los nuevos paradigmas hacen que veamos la realidad de un modo nuevo, que nos hace utilizar un mapa diferente. Si no cambiamos nuestro paradigma no podremos afrontar la nueva situación. De ahí la necesidad de ser flexible ante los vertiginosos cambios que se producen hoy en día, en la era de la información y el conocimiento, donde lo que hace años era inamovible ahora es cuestionable.

Ante tanto cambio, es necesario contar con unos principios sólidos e inquebrantables, unos faros que nos guíen en la niebla. Los paradigmas son una realidad subjetiva, son mapas y debemos estar dispuestos  a cambiarlos según los acontecimientos que van sucediendo en nuestra vida. Pero los principios, son una realidad objetiva, son el territorio, son inalterables. Entre estos principios se encuentran el amor, la integridad, la honestidad, la dignidad humana, la paciencia, la excelencia, etc. , son verdades profundas y universales. Son los faros.

Cuanto más en consonancia estén nuestros paradigmas con los principios o leyes naturales, más funcionales y objetivos serán nuestros mapas. Es por eso que es necesario cambiar de perspectiva, ya que, el modo en el que vemos el problema es el problema.

“ No debemos dejar de explorar, porque al final de nuestra exploración llegaremos al punto de partida y conoceremos ese lugar por primera vez” T.S Eliot.

Si quieres aprender más sobre Psicología y Coaching, te invito a leer el primer capítulo de mi libro pinchando en el siguiente enlace PyCoFullness, Psicología Positiva y Coaching para una vida plena.

(Dentro de la página de Amazon pincha en echar un vistazo y te mostrará el contenido).

También puedes leerlo entero de forma gratuita si perteneces a KindleUnlimited.

Además, si quieres ser el primero en enterarte de cada publicación nueva suscríbete al blog en la parte derecha de esta página. 100% libre de spam.

Esther Canales Castellanos.

Psicóloga Experta en Coaching PsEC y Economista.

Deja de ser esclavo de tu pasado

 No revuelvas una herida que está cicatrizada.

 No rememores dolores y sufrimientos antiguos.

Lo que pasó,¡pasó!

 De ahora en adelante procura construir una vida nueva,

dirigida hacia lo alto

 y camina hacia delante, sin mirar hacia atrás”.

Mahatma Gandhi.

Esta aseveración de Gandhi con la que comienzo este post seguramente a más de uno nos remueve un poco. ¿Quién no tiene algún recuerdo doloroso del pasado? ¿Quién no revuelve el pasado de vez en cuando, en mayor o menor medida? Es algo inevitable en el ser humano remover viejas heridas. Se trata sin duda de un mecanismo de protección que pensamos que nos va a servir para evitar sufrimientos futuros.

Nos cuesta aceptar que lo que pasó, PASÓ. Nos hubiese gustado actuar de otra manera porque en el fondo también nos sentimos culpables. Como, por ejemplo, no haber visto venir que alguien quería hacernos daño o manipularnos y ahora estamos pagando las consecuencias.

Qué claro lo vemos todo después de que haya pasado. ¡Y qué rabia nos da no poder volver al pasado para cambiarlo todo!

Pero aprender de estas experiencias dolorosas no significa que tengamos que estar continuamente abriendo una herida que, por el tiempo transcurrido, probablemente tendría que estar ya cicatrizada.

 ¿No le estaremos dando demasiada importancia en nuestra vida a aquel que nos hizo daño? Tal y como decía en otro post ,si quieres que entre algo nuevo en tu vida, crea el espacio

Aprender de la experiencia es aceptar lo que ha ocurrido y continuar con tu vida. Una forma efectiva de hacerlo es escribir una carta de duelo. Para ello puedes seguir los siguientes pasos:

  1. Encuentra un momento en el que nadie te puede interrumpir.
  2. Escribe una carta con todo lo que pienses de la persona que te ha hecho daño , sin censuras. Insulta si es necesario.
  3. Termina la carta afirmando que aceptas lo que ha sucedido y que eres libre a partir de ahora.
  4. Quema la carta, déjala reposar unas horas y esparce las cenizas con la intención de liberar esa carga de tu vida.

Realizar esta pequeña ceremonia te ayudará a poner un punto de inflexión en tus pensamientos y te hará consciente de que eres libre de ese pasado.

Si vamos llevando pesadas cargas de dolores y sufrimientos antiguos, no vamos a ser capaces de disfrutar nuestro presente. Es más, nuestro presente estará construido sobre un pasado desagradable. Si tienes que construir algo sobre el pasado, que sea sobre tu mejor pasado. Porque estoy segura de que en tu pasado también ha habido alegrías y momentos inolvidables.

Como bien dice Gandhi “De ahora en adelante procura construir una vida nueva, dirigida hacia lo alto y camina hacia delante, sin mirar hacia atrás”.

Si quieres aprender más sobre Psicología y Coaching, te invito a leer el primer capítulo de mi libro PyCoFullness, Psicología Positiva y Coaching para una vida plena.

(Dentro de la página de Amazon pincha en echar un vistazo y te mostrará el contenido).

También puedes leerlo entero de forma gratuita si perteneces a KindleUnlimited .

Esther Canales Castellanos.

Psicóloga Experta en Coaching PsEC y Economista.

Perfeccionando tu presente

» A veces es necesario mirar la vida

desde una perspectiva diferente»

Nos pasamos la vida pensando que no tenemos suficiente tiempo, dinero, suerte, espacio o lo que sea. Los medios publicitarios se encargan de apoyarnos en esta creencia, con lo que es fácil escuchar a alguien diciendo “ no tengo suficiente…”. Sin embargo, uno de los principios de los que partimos en coaching es que el presente es perfecto tal y como es. Puede que no nos guste cómo es, pero es como tiene que ser. Es decir, todo pasa por algún motivo, por lo tanto habrá que cambiar algo que nos lleve a otro presente que nos ayude a conseguir lo que queremos en la vida.

Una solución muy potente es, en lugar de centrarnos en la escasez, dirigir nuestra atención hacia lo que sí tenemos. Si nos centramos solo en la escasez y únicamente nos quejamos de ella, no encontraremos la solución para tener abundancia, sino que centraremos nuestra atención en más escaseces. Cuando insistimos en que no tenemos suficiente tiempo o dinero, ¿has pensado en cambiar de hábitos y habilidades para dejar de tener esa escasez? O ¿Sólo te revuelves en la queja únicamente para darte cuenta de que te sientes impotente?

Cuando la gente me pregunta como consigo hacer tantas cosas, mi respuesta es que nunca me quejo de que no tengo tiempo. Si no me da tiempo a hacer algo, no es por falta de tiempo, sino por no haberme planificado adecuadamente, infraestimando el tiempo que necesito para realizar algo. También me ayuda a descubrir a qué cosas tengo que decir que NO la próxima vez. Es decir, como decía en mi post Aprende a decir No y dilo a menudo, si tienes claras tus prioridades y estás dispuesto a crear hábitos y a renunciar a otras cosas, te encontrarás con que tienes el tiempo que necesitas.

Uno de estos hábitos es elaborar sistemas que te ayuden a sistematizar tareas que normalmente te llevan mucho tiempo, pero que necesitas hacer (como las tareas domésticas, la compra, los recados, etc).

Tener una buena organización te ayuda a perfeccionar tu presente y poder disfrutarlo más, para ello hay que crear el hábito de organizarse periódicamente. Si quieres más ideas para gestionar tu tiempo puedes leer mi post Revoluciona la gestión de tu tiempo en diez pasos.

En definitiva, perfeccionar tu presente implica realizar un trabajo de desarrollo personal constante. La vida nunca va a ser perfecta, siempre van a surgir problemas e incomodidades alternados con momentos buenos. Pero si trabajas en tu desarrollo personal, encontrarás las herramientas que necesitas para cambiar de perspectiva cuando lo necesites.

Una forma de trabajar en tu desarrollo personal es a través del coaching. En mi post El coaching y el descubrimiento del Nuevo Mundo descubrirás a lo que me refiero.

Si quieres aprender más sobre Psicología y Coaching, te invito a leer el primer capítulo de mi libro PyCoFullness, Psicología Positiva y Coaching para una vida plena.

(Dentro de la página de Amazon pincha en echar un vistazo y te mostrará el contenido).

También puedes leerlo entero de forma gratuita si perteneces a KindleUnlimited .

Además, si quieres ser el primero en enterarte de cada publicación nueva suscríbete al blog en la parte derecha de esta página. 100% libre de spam.

Esther Canales Castellanos.

Psicóloga Experta en Coaching PsEC y Economista.

Coaching para encontrar tu trabajo ideal.

Llega septiembre  y las empresas se ponen en marcha tras un periodo de letargo para reclutar de nuevo. Es el momento perfecto para prepararte para encontrar tu trabajo ideal.

La esencia del coaching consiste en aplicar una serie de herramientas que nos permiten fijar y conseguir nuestros objetivos. En este caso hablamos de encontrar un trabajo que cubra nuestras expectativas en un entorno que suele ser muy competitivo.

Cuando nos encontramos ante el reto de la búsqueda de un empleo es especialmente importante que seamos capaces de fijar un objetivo concreto y aplicar un plan para conseguir el ansiado resultado de encontrar el trabajo que deseamos.

  Seguramente seas capaz de realizar distintos trabajos y es posible que seas muy polivalente y puedas desempeñar una gran variedad de puestos, y por supuesto tu motivación para trabajar no ofrece lugar a dudas. Pero es crucial que definas exactamente qué es lo que quieres, aunque eso implique definir varios perfiles objetivo.

Muchas personas no encuentran trabajo simplemente por el hecho de que no fijan adecuadamente sus objetivos. Ante una situación de necesidad, muchas personas que comprensiblemente se encuentran angustiadas ante su situación económica, buscan trabajo de “cualquier cosa”, lo cual les lleva a encontrar trabajo de “nada en particular”.

El primer paso, por tanto que vamos a dar en coaching es fijar adecuadamente nuestro objetivo. Para ello tendremos que dar distintos pasos:

  • El primero de ellos es justamente lo que acabo de comentar, tienes que ser capaz  de definir de forma ESPECÍFICA a qué puesto o puestos optas, así como las condiciones que quieres tener en tu futuro puesto: salario, horario, localización, tipo de contrato,  que te guste el área laboral en el que buscas trabajo, etc. Es importante así mismo,  que el puesto al que optas te resulte recompensante y estimulante.
  • En segundo lugar también es importante que determines qué variables son las que van a determinar si has conseguido tu objetivo. Con esto quiero decir que tienes que ser capaz de MEDIR si realmente has conseguido tu objetivo. El mercado actual de trabajo es bastante competitivo y complejo , y es posible, que aunque tengas una excelente capacitación y experiencia tengas que asumir que probablemente te veas obligado a pasar por algunas condiciones que no te agraden, como por ejemplo, ser temporal, ganar un poco menos que lo que ganabas antes, tener peor horario, etc. Todo ello a condición de que sea un medio para conseguir tu objetivo que puede que sea, por ejemplo: tener un buen sueldo, ser indefinido,  buen horario y posibilidades de promoción.
  • Otra variable fundamental que tenemos en cuenta en coaching es que tu objetivo tiene que ser ALCANZABLE. Es decir, hay puesto para los que el mercado de trabajo exige una serie de condiciones o existen muy pocos puestos. Este puede ser el caso de las oposiciones, donde el número de solicitantes para una plaza puede llegar a ser muy elevado.
  • Unido a esta variable lógicamente, tenemos que tener en cuenta que el puesto objetivo al que te diriges tiene que ser  REALISTA. Si quieres aprobar una oposición pero tienes problemas para estudiar largas horas o no estás dispuesto a ello, es mejor elegir otro objetivo que sea más factible, aunque ser funcionario pueda resultarte muy atractivo.
  • La variable TIEMPO también resulta crucial. El hecho de ponernos una fecha límite para realizar la búsqueda de trabajo también resulta determinante. No hay un trabajo más tedioso y frustrante que buscar trabajo. Hay muchas bolsas de trabajo que chequear cada día, cada vez que aplicamos a un puesto tenemos que adaptar nuestro curriculum y escribir una carta de presentación diferente, por no hablar de la formación mínima que necesitamos, así como prepararnos para una posible entrevista. Son muchos detalles que preparar y muchos desagradables “noes” que podemos llegar a recibir. Es fácil ir dilatando la búsqueda de empleo porque , puede que tengamos muchos deseos de trabajar, pero emplear una alta cantidad de energía en buscar trabajo no es algo que nos suela apasionar a nadie.
  • Un último aspecto muy importante a la hora de buscar trabajo es que no estamos solos en el mundo. Quiero decir, que nuestra decisión puede afectar a otras personas, como por ejemplo nuestra familia. Seguramente puedas optar a puestos de trabajo que te encantaría desempeñar en el extranjero, por ejemplo, pero es posible que implique que tu familia se tenga que adaptar a tus nuevas necesidades.

Una vez fijados nuestros objetivos toca establecer un PLAN DE ACCIÓN con toda la información que hemos recopilado, para ello, tendremos que contrastar nuestro objetivo con la REALIDAD. En el estudio de la realidad a la que nos enfrentamos tenemos que ser capaces de identificar cuáles son nuestras creencias limitantes, de cara a evitar que nos invada un pesimismo innecesario que nos paralice. Se trata de transformar nuestras debilidades en fortalezas, de cara a afrontar una realidad que nos exige cada vez más. Se trata de ver la realidad de forma objetiva y contrastarla con nuestras posibilidades.

A través del coaching también valoramos las distintas OPCIONES que tenemos para conseguir nuestro objetivo de encontrar trabajo. Muchas veces no somos capaces de ver las opciones de las que disponemos y cerramos la puerta a oportunidades que podrían ser factibles. Esto suele ocurrirnos porque prestamos oídos opiniones desfavorables  de los demás o porque no sabemos identificar otras opciones que nunca se nos hubiesen ocurrido.

Por último todo este trabajo de reflexión se puede quedar en nada si no damos el paso más importante: HACER que ocurra. Para ello tendremos que establecer claramente qué, cómo y cuándo vamos a realizar cada parte de nuestro plan para conseguir nuestros objetivos.

En definitiva el coaching es una herramienta muy valiosa para toda aquella persona que quiera mejorar su situación laboral, pasando de su estado actual de insatisfacción a su situación laboral ideal. El coaching es aquella linterna que nos va guiando en el camino evitando que nos dispersemos con pensamientos o acciones que no nos conducen al objetivo que nos hemos propuesto.

Pero esto no quiere decir que el hecho de fijar un plan de acción nos haga actuar de forma rígida, sino que en el camino podemos encontrar distintas circunstancias que nos hagan tomar uno u otro camino. Esto es absolutamente normal. La vida está llena de incertidumbre y normalmente solemos cambiar de forma de pensar con el paso del tiempo. Lo importante en este caso es que tengamos muy claro cuáles son nuestros valores, es decir, aquello que es más importante en nuestra vida y que permanece más o menos constante. Este es nuestro faro, aquel con el que se alinean nuestros objetivos profesionales y personales.

¿Eres un adicto al trabajo?

«No hay nada más agotador que tener un trabajo eternamente por terminar». William James.

Hay  personas que siempre están trabajando o pensando en el trabajo. Nunca terminan de trabajar.

Trabajar es muy importante no sólo a nivel económico sino también por todo lo que nos reporta a nivel psicológico. Es importante para nuestra autoestima. El trabajo es salud, pero como todo en esta vida, abusar no es bueno.

Las personas adictas al trabajo sólo encuentran satisfacción en ese ámbito de su vida, recortan horas de ocio, de estar con su familia y amistades e incluso de sueño. No es de extrañar que siempre se encuentren cansadas y estresadas. Y sin embargo se sientan extremadamente culpables cuando se toman un respiro. Son personas que se sienten mal cuando están de vacaciones o simplemente salen a dar un paseo.

Por otro lado, se sienten extremadamente responsables, sintiéndose absolutamente imprescindibles en su trabajo.

La adicción al trabajo suele ser mucho más frecuente entre aquellos que trabajan por cuenta propia, donde todo el peso de su negocio recae sobre ellos mismos. Esto ocasiona múltiples problemas de estrés y ansiedad. Es cierto que , en el caso de los autónomos, son dueños de su tiempo, pero al final acaban dedicando  todo su tiempo exclusivamente al trabajo. Les resulta muy difícil poner límites entres su vida laboral y personal. Paradógicamente, se dice que son dueños de su tiempo pero les resulta más difícil que a un trabajador por cuenta ajena encontrar un equilibrio vital entre el trabajo y otras esferas de su vida importantes como la familia, el ocio, la salud o los amigos,  quedando siempre en un segundo plano.

No siempre existe una razón económica para ello, muchas veces se esconde detrás un afán de perfeccionismo y necesidad de éxito que acaba por generar un alto nivel de estrés, cansancio, irritabilidad, problemas de salud y de relación con los demás.

Si te sientes identificado con este perfil , puedes tomar nota de los 5 consejos que te detallo a continuación:

    1. Reserva un tiempo a diario y también , al menos un día de la semana completo, que sea intocable para el ocio y actividades que no sean trabajo. Así mismo, es muy importante que vigiles tus pensamientos. Si estos te conducen al trabajo, aunque estés haciendo algo de ocio, realmente no estarás dejando de trabajar.
    2. No te lleves el trabajo a casa en la medida de lo posible, para hacer más fácil el respeto a tu tiempo para otras actividades y al descanso. Si trabajas en casa pon límites de alguna manera.
    3. Aprende a delegar y a dejar de controlar absolutamente todo. Aprende a decir no.
    4. Planifica tus tareas de forma realista, aprendiendo a decidir cuándo puedes prescindir de algo y decir no. Gestiona mejor tu tiempo.
    5. Es importante dedicar tiempo al descanso y a la comida durante tu jornada laboral.
    6. Dedica una parte de tu tiempo a hacer algo que te guste especialmente como decía en mi post La importancia de hacer cada día algo que te ilusione

Recuerda que el trabajo es importante pero no es lo único  en la vida. Al igual que ocurre con una mesa, si cortamos una pata, la mesa se cae, porque son necesarias todas sus patas para sostenerse. Lo mismo ocurre con la vida. El trabajo, la salud, las relaciones con los demás, el ocio, etc. son aspectos igual de importantes en nuestra vida.

Si quieres aprender más sobre Psicología y Coaching, y aprender a priorizar lo que realmente es importante en tu vida para dejar de ser un adicto al trabajo, te invito a leer el primer capítulo de mi libro pinchando en el siguiente enlace PyCoFullness, Psicología Positiva y Coaching para una vida plena.

(Dentro de la página de Amazon pincha en echar un vistazo y te mostrará el contenido).

También puedes leerlo entero de forma gratuita si perteneces a KindleUnlimited.

Además, si quieres ser el primero en enterarte de cada publicación nueva suscríbete al blog en la parte derecha de esta página. 100% libre de spam.

Esther Canales Castellanos.

Psicóloga Experta en Coaching PsEC y Economista.